Por Héctor Guerrero

 

Las aguas en el terreno político, sin duda, se encuentran cada vez más revueltas de cara a  la elección presidencial del 2018 y la caballada anda suelta desde hace ya bastante tiempo.

Nos encontramos ante un partido en partido en el poder con muy poca credibilidad ante la ciudadanía, al grado que el PRI cambió sus estatutos para poder postular, en caso de ser necesario, a un “simpatizante” y no a priista de sepa.

La izquierda se encuentra totalmente dividida y no hay forma de una posible unión; por el contrario, se “roban” simpatizantes entre ellos mismos.

De la misma manera, la derecha se encuentra fracturada. Para muchos el PAN se está desmoronando ante la renuncia al partido de algunos de sus militantes “distinguidos”  y  acusaciones de que el blanquiazul se encuentra secuestrado por su actual dirigencia.

Hasta el momento sólo está claro que Andrés Manuel López Obrador será candidato a la Presidencia por tercera vez consecutiva, aunque ahora será por Morena y, que por el momento, es el aspirante a la silla presidencial con mejores números en las encuestas.

El hecho de que López Obrador tenga ya bastante tiempo al frente de las encuestas, tiene preocupados a distintos sectores de la sociedad mexicana, pero sobre todo a sus contrincantes políticos que buscarán frenar a toda costa que el tabasqueño gane las elecciones del 2018.

Los chismes y rumores sobre quiénes serán candidatos por los demás partidos a la Presidencia de la República están a la orden del día.

Por el PRI, quien ya definió que la designación de su “gallo” para la Presidencia será por convención de delegados, suenan varios nombres.

Luego de que el tricolor modificara sus estatutos para que cualquier ciudadano, aunque no fuese militante del PRI, pudiera ser considerado aspirante presidencial del partido,  las especulaciones sobre que José Antonio Meade, Secretario de Hacienda y Crédito Público, será el “bueno”, van en aumento. Al grado que tanto el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya; así como el propio López Obrador ha salido a declarar que el titular de la SHCP es el futuro candidato del Revolucionario Institucional.

Para muchos la fortaleza de Meade en estos momentos es que no se encuentra afiliado a ningún partido político, además de que tiene buena relación con los priistas y los panistas, lo cual es un punto a su favor en momentos en los que lidera la intención de voto. Sin duda puede convertirse en el candidato perfecto de una posible alianza “secreta” entre el PRI-AN para frenar las aspiraciones del  Presidente del Consejo Nacional de Morena.

Otro de los nombres que suenan en el interior del PRI es el del Secretario de Educación, Aurelio Nuño, el cual para muchos es el “consentido” del Presidente Enrique Peña Nieto, pero el hecho de que no levante en las encuestas puede frenar su aspiración presidencial.

Aunque el mejor priista posicionado en las encuestas es el actual Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, todo indica que no tiene el visto bueno de Peña Nieto, debido a una supuesta guerra sucia que emprendió contra otros priistas con la intención de quedarse con la candidatura del tricolor.

Paralelamente suenan los nombres de José Narro, Secretario de Salud, y  Enrique de la Madrid, Secretario de Turismo, principalmente, como los posibles caballos negros del PRI para las elecciones del próximo año.

Por su parte, la oposición creo el llamado Frente Ciudadano por México, el cual está integrado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, con el fin de fortalecerse entre ellos de cara a la elección del 2018.

Entre los principales posibles candidatos se encuentran el dirigente panista, Ricardo Anaya, a quien han acusado de apropiarse del partido y estar aferrado a ser el  elegido para aparecer en la boleta electoral. Dicha situación, originó la salida de la ex Primera Dama Margarita Zavala del partido, quien ya se registró como candidata independiente par al Presidencia, lo cual, sin duda, restará votos a Acción Nacional.

Otro posible candidato de dicho Frente es el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, de quien es sabido que desde hace bastante tiempo suspira por ocupar la silla presidencial y quien señaló en días pasados que está al pendiente del método de selección de candidato, pero que por el momento su prioridad es la CDMX.

Otro nombre que ha sonado fuerte es el de Rafael Moreno Valle, ex Gobernador de Puebla, y quien desde hace mucho tiempo promociona su imagen con la finalidad de ser Presidente de la República. El poblano también exige un método democrático para elegir candidato del  Frente Ciudadano.

Sin duda, falta un buen tramo por recorrer, pero la caballada ya tiene más que preparadas las herraduras necesarias para la carrera por la silla anhelada.

Tiempo al tiempo.

@hecguerrero