Esta tarde por fin llegó la primera victoria del año para los San Francisco 49’ers. Desde hace un par de semanas se había hecho notoria la mejora del equipo, pero fue hasta este domingo 12 de noviembre que encontrar al rival a modo y con esto propinar una derrota más a los Gigantes de Nueva York que siguen padeciendo de lesiones.

Los pateadores se hacen presentes

Con dos ofensivas con muchas limitaciones en el inicio del partido, fueron los pateadores quiénes hicieron los primeros movimientos al marcador. San Francisco fue quién primero tomó la delantera en el juego con un FG de 43 yardas durante el primer cuarto; pero respondió de inmediato los visitantes con un gol de campo de distancia similar para mantener la paridad.

Los Gigantes no aprovecharon un balón suelto que recuperaron en el inicio del segundo cuarto y tuvieron que devolver el balón. Por ende vino el QB CJ Beathard de los californianos para encabezar al equipo de la bahía. Beathard encontró después de una buena cobertura de la línea ofensiva a Marquise Goodwin que atrapó el ovoide y se escapó 83 yardas para el primer touchdown de la tarde.

Al igual que en el primer cuarto, Nueva York otra vez emparejó el duelo con el que ahora es el receptor número uno del equipo. Eli Manning en zona roja buscó a Evan Engram que a dos manos atrapó el pase en las diagonales. Antes de que acabará la primera parte en el Levi’s Stadium, CJ realizó otra jugada grande para volver a poner arriba a su escuadra. De 47 yardas pasó a Garret Celek que le ganó en velocidad a su marcador para darle tranquilidad a los suyos para planear el tercer cuarto.

Volviendo de los vestuarios, los equipos se anularon por completo; aunque los neoyorquinos lograron interceptar a CJ no hicieron valer la jugada defensiva y lo pagaron caro porque para el último cuarto de actividades resurgió la ofensiva dorada y roja. El mariscal de campo de Iowa se repuso de su error y el mismo lo enmendó al correr en zona roja para ya tener una ventaja de dos posesiones en el juego.

Con el reloj ya como un factor para los dirigidos por Ben McAdoo, se dedicó San Francisco a correr la pelota con el corredor novato Matt Breida. Siendo esto un total éxito para los 49’ers, porque basaron la ofensiva en la carrera y culminar una ofensiva con acarreo de Breida para 33 yardas; con nueve minutos en el cronómetro era un marcador muy difícil de remontar para los Gigantes.

Intentó remar contracorriente la visita, Eli Manning encabezó una última ofensiva para los de la Gran Manzana que en el minuto final del partido encontró a Roger Lewis. Después de la anotación, lograron conseguir la conversión de dos puntos para reducir la ventaja a solo diez puntos. No dio para más el juego y San Francisco se irá a descansar con su primera victoria, mientras que los Giants recibirán a los Chiefs en Nueva York.