André-Pierre Gignac se acostumbra cada vez más a México y por eso no se pudo salvar del clásico pastelazo por su cumpleaños número 32.

Los jugadores de tigres hicieron poco caso a la concentración y se divirtieron de lo lindo con la travesura contra su compañero galo.