JOJUTLA, MORELOS. Casi cinco meses después del terremoto del 19 de septiembre familias damnificadas solo tienen reclamos para las autoridades federales, estatales y municipales pues aseguran que no solo han sido abandonados a su suerte, sino que también los han engañado.

En calles del Centro de Jojutla, uno de los municipios más afectados por el sismo, los vecinos se organizan para demostrar que el Gobierno ni siquiera ha sido capaz de demoler casas y edificios con riesgo de colapso y tampoco han retirado el escombro de la vía pública, a pesar de que se pagó a empresas privadas para que lo hicieran.

“Jojutla todavía está en los escombros, todavía no se levanta, como lo hacen parecer en otros estados”, dijo José Adolfo Avendaño, vecino de la Calle Francisco Leyva.

El apoyo a damnificados, agregó, ha pasado a segundo término pues las autoridades les anunciaron un programa de rescate de espacios públicos que para los vecinos de este municipio no son prioridad.

“Hay un sentimiento de dolor, nosotros lo vemos con las personas que siguen todavía en sus casas de campaña donadas por fundaciones y el frío en la noche, el calor en el día, las familias, los niños, el polvo, todo eso es algo que el Gobierno hasta cierto punto no ha puesto atención en ello y que hasta donde sabemos han mandado recursos para la construcción de espacios públicos, la construcción de edificios públicos, y que hasta cierto punto las casas han pasado a un segundo plano”, expresó.

En las guarniciones, a media calle y en lotes todavía hay toneladas de escombro que impiden a los damnificados comenzar a reconstruir, por su cuenta y con recursos propios, sus viviendas, pues los apoyos económicos del Fonden en algunos casos ni siquiera han llegado.

“Tenemos aproximadamente cinco meses a raíz del siniestro y nuestro predio está lleno de escombro, como ven, hemos tocado puertas, para que nos apoyen con carros de volteo para poder sacar el escombro porque así no podemos trabajar”, dijo Doña Graciela García.

La mujer ha solicitado a las autoridades estatales y municipales el envío de camiones de volteo para que saquen el escombro de su predio.

La respuesta que recibe es que según los datos oficiales, su terreno no tiene escombro.

En el sitio ella demuestra lo contrario.

Además, debe lidiar con lo que califica como un engaño del gobierno pues a doña Graciela le entregaron una tarjeta con supuestamente 40 mil pesos para la compra de materiales de construcción.

Cuando fue a la casa de materiales y quiso pagar con la tarjeta le informaron que no tenía fondos.

“Nos dan el apoyo de las tarjetas, pero desgraciadamente nos dicen que tiene saldo, vamos a pedir material y no hay fondos, entonces sí les pedimos pues que Jojutla no está levantado, estamos aquí en el predio y efectivamente está lleno de escombro”, dijo.

Esta situación se repite en cada cuadra.

Fernando Lizama, vecino de la Calle Francisco Leyva, también le entregaron una tarjeta con supuestamente 40 mil pesos.

Al querer utilizarla le dijeron lo mismo que a Doña Graciela.

·”Seguimos como empezamos, el gobierno nos ha dado, ya nos dio las dos tarjetas, una con supuestamente 30 mil pesos, que nada más han llegado 15 mil, y la otra se checó en el banco, que tiene un saldo de 40 mil pesos, pero a la hora de ir a las constructoras, a las tiendas de materiales a comprar el material pues no pasa la tarjeta, no hay dinero, entonces no es cierto que tiene dinero”, dijo.

Víctor Hugo Piedra, un joven de 21 años que perdió su casa la tarde del 19 de septiembre de 2017 ha tenido que enfrentar junto con su familia las negligencias de las autoridades.

Gracias al apoyo de fundaciones extranjeras Víctor dejó de vivir en la intemperie al ocupar una carpa de plástico.

“Jojutla desgraciadamente no está de pie, todo lo que dicen los medios de comunicación es una vil mentira porque ustedes lo están viendo, todo el apoyo lo hemos recibido de personas voluntarias y personas extranjeras, del Gobierno no hemos tenido nada, de los tres niveles de Gobierno, de parte de Gobierno nada, las tarjetas están vacías”, expresó.

Pero los fuertes vientos registrados en el sur de Morelos hace un par de semanas destruyeron esa carpa por lo que tuvo que regresar a vivir a la intemperie.

Hace unos días un grupo de voluntarios que llegó a Jojutla desde la Ciudad de México le construyó a su familia un pequeño cuarto de madera donde ahora pasan las noches.

La casa de Víctor fue anotada en el padrón del Fonden con un registro de pérdida total, por lo que debían entregarle 120 mil pesos.

La realidad es que cuando le dieron su tarjeta le advirtieron que solo tenía 15 mil.

Ante las circunstancias decidió aceptar el plástico, aunque hasta la fecha no ha podido utilizar ese recurso.

“El día de las entregas de las tarjetas nos habían dicho que nos iban a dar de pérdida total, cuando salimos en la lista era pérdida parcial, nos dijeron que fuéramos a hacer el cambio de estatus, que esa tarjeta solamente contenía 15 mil pesos, pero que no las deberíamos de ocupar para nada porque Sedatu iba a pasar a recogerlas y pues no podemos avanzar en nada, estamos ahora sí que en la vil calle”, expresó.

La falta de oportunidades laborales ha orillado a Víctor a encontrar en la basura una forma de subsistir.

“Nos hemos dedicado a juntar PET, cartón, desechos de basura porque no hay otro medio, nada más que un familiar es el único que tiene su empleo, que lo conservó y es de donde más o menos nos vamos apoyando”, dijo.

De acuerdo con los vecinos, las autoridades les informaron que pronto iniciará un proyecto de reconstrucción de espacios públicos de Jojutla.

Para los damnificados es un error que el gobierno invierta recursos públicos en obras estéticas y no en la construcción de las casas de cientos de familias damnificadas.

“Consideramos que no es necesaria una reconstrucción de una alameda y un parque que no sufrieron ningún tipo de daño, cuando ese dinero le hace falta al damnificado, a los que tuvimos pérdidas”, expresó Domingo Enrique Islas Díaz.