El presidente de Estados Unidos, Donald Trump,, dijo que la muerte de un jugador de futbol americano a manos de un inmigrante indocumentado que conducía en estado de ebriedad, debería ser una razón más para endurecer las leyes migratorias y fortalecer la seguridad fronteriza.

“Muy escandaloso que una persona ilegalmente en nuestro país asesino al liniero de @Colts Edwin Jackson. Esta es una de las muertes prevenibles de este tipo prevenibles”, dijo el mandatario en un mensaje en Twitter, a propósito de la muerte del jugador ocurrida el domingo.

El mandatario, quien ha explotado otras tragedias que han involucrado inmigrantes indocumentados para empujar su agenda migratoria, buscó utilizar este caso para tratar de ejercer presión sobre los demócratas para que acepten sus propuestas en este frente que presentó dos semanas atrás.

“Necesitamos lograr que los dems (demócratas) se pongan duros en la frontera y la migración ilegal, RÁPIDO!”, dijo.

Las autoridades en Indiana han acusado a Manuel Orrrego Savala por la muerte de Jackson y un conductor de UBER, cuando estos se encontraban en la lateral de la carretera interestatal 70, después se detuvo para asistir al jugador de los Colts de Indianápolis, quien empezó a sentirse mal durante el viaje.

Orrego Savala, quien fue arrestado en el lugar de los hechos, había sido deportado en dos ocasiones, en 2007 y 2009, y de acuerdo con las autoridades presentaba un nivel de alcohol en la sangre casi tres veces por arriba del límite permitido.

Con información de La Razón y Ntx